Automóviles

Select Language
Current language: Español
El sector automovilístico incluye empresas que fabrican turismos, camionetas y motocicletas. Las empresas de la industria diseñan, fabrican y venden vehículos que funcionan con diversos combustibles y sistemas de transmisión, tanto tradicionales como alternativos. Se ocupan de vender dichos vehículos a los distribuidores, responsables de la venta al por menor para los consumidores, y también los comercializan directamente a los clientes con parques de vehículos, incluidas las empresas de alquiler y leasing de coches, los parques de vehículos industriales y los gobiernos. Debido a la naturaleza global de este sector, casi todas las empresas cuentan con instalaciones de fabricación, plantas de ensamblaje y lugares de mantenimiento en diversos países de todo el mundo. El sector automovilístico se encuentra muy concentrado, con unos pocos grandes fabricantes y una cadena de suministro diversificada. Dada la dependencia de la industria de los recursos naturales y su sensibilidad a los ciclos económicos, los ingresos suelen de naturaleza cíclica.

Cuestiones relevantes (4 de 26)

¿Por qué algunas cuestiones se muestran atenuadas? Las normas SASB varían según la industria, en función de los diferentes riesgos y oportunidades de sostenibilidad de cada industria. Las cuestiones atenuadas no se identificaron durante el proceso de elaboración de normas como aquellas que pueden afectar al valor de la empresa con mayor probabilidad, por lo que no se incluyen en la norma. Con el tiempo, a medida que el Consejo de Normas SASB siga recibiendo las opiniones del mercado, es posible que se añadan o eliminen algunas cuestiones de la norma. Cada empresa determina por sí misma si una cuestión de sostenibilidad puede afectar a su capacidad de crear valor empresarial. La norma está diseñada para la empresa típica de una industria, pero las empresas individuales pueden optar por informar sobre diferentes cuestiones de sostenibilidad en función de su modelo de negocio único.

Temas de divulgación

¿Cuál es la relación entre la categoría de cuestiones generales y los temas de divulgación? La categoría de cuestiones generales es una versión independiente de la industria de los temas de divulgación que aparecen en cada norma del SASB. Los temas de divulgación representan los impactos específicos de la industria en las categorías de cuestiones generales. Los temas de divulgación específicos de la industria garantizan que cada norma del SASB se adapte a la industria, mientras que las categorías de cuestiones generales permiten la comparación entre industrias. Por ejemplo, Salud y nutrición es un tema de divulgación en la industria de las bebidas sin alcohol, que representa una medida específica de la industria de la cuestión general Bienestar del cliente. Sin embargo, la cuestión Bienestar del cliente se manifiesta como el tema de la divulgación Medicamentos falsificados en la industria Biotecnología y productos farmacéuticos.
Categoría de cuestiones generales
(independiente de la industria)

Temas de divulgación (específicos para la industria) de: Automóviles

Calidad y seguridad de los productos
  • Seguridad de los productos

    Conducir es una actividad arriesgada, ya que factores como la distracción, el exceso de velocidad, la conducción en estado de embriaguez y unas condiciones climáticas peligrosas pueden provocar accidentes que exponen a los conductores, los pasajeros y los transeúntes a posibles lesiones o incluso a la muerte. Los accidentes también pueden deberse a defectos en los vehículos, y el hecho de no detectar los defectos antes de que los vehículos se vendan puede tener importantes repercusiones financieras para los fabricantes de automóviles. Los vehículos defectuosos que se vendieran en países que no cumplen los requisitos de seguridad deben ser retirados del mercado y reparados o sustituidos por cuenta del fabricante. Las retiradas pueden dar lugar a daños en la reputación, lo que puede reducir los ingresos y el potencial de crecimiento, aumentando al mismo tiempo el perfil de riesgo de una empresa y, por consiguiente, su coste de capital. Garantizar la seguridad de los vehículos y responder oportunamente cuando se detecten defectos puede proteger a las empresas de las medidas reglamentarias o de las demandas por parte de los clientes, lo que, a su vez, podría ocasionar importantes costes que pueden afectar negativamente a los márgenes del sector. Mediante una gestión eficaz de este aspecto, las empresas pueden aumentar el valor de su marca y propiciar un aumento de las ventas a largo plazo.
Prácticas laborales
  • Prácticas laborales

    Muchos trabajadores del sector automovilístico están cubiertos por convenios colectivos de trabajo que contemplan salarios justos, condiciones de trabajo seguras y libertad de asociación, todos ellos derechos básicos de los trabajadores. No obstante, debido a la naturaleza global de la industria, las empresas de automóviles también pueden operar en países donde los derechos de los trabajadores no estén adecuadamente protegidos. Una gestión y comunicación eficaces de cuestiones como la remuneración y las condiciones laborales pueden evitar conflictos con los trabajadores que podrían ocasionar largos períodos de huelga, lo que, a su vez, podría ralentizar o detener la fabricación, reducir los ingresos y aumentar los riesgos operativos. Los fabricantes de automóviles que gestionan sus recursos humanos protegiendo los derechos de los trabajadores pueden enfrentarse a costes laborales más elevados a corto plazo, pero estarán en mejores condiciones de garantizar la sostenibilidad financiera a largo plazo de sus operaciones gracias al aumento de la productividad de la plantilla.
Gestión del diseño y el ciclo de vida de los productos
  • Ahorro de combustible y emisiones en la fase de uso

    El uso de combustibles derivados del petróleo por los vehículos de motor representa una parte importante de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al cambio climático mundial. También genera contaminantes atmosféricos locales como los óxidos de nitrógeno (NOx), los compuestos orgánicos volátiles (COV) y el material particulado (PM), que pueden amenazar la salud humana y el medioambiente. En este contexto, las emisiones de los vehículos resultan cada vez más preocupantes para los consumidores y las autoridades reguladoras de todo el mundo. Si bien las emisiones en fase de uso son posteriores a las producidas por los fabricantes de automóviles, las regulaciones a menudo se centran en los últimos para que contribuyan a reducirlas, por ejemplo, mediante estádares de ahorro de combustible. Los estádares de emisiones más estrictas y las cambiantes demandas de los consumidores están impulsando la expansión de los mercados de vehículos eléctricos e híbridos, así como de vehículos convencionales de gran eficiencia en el consumo de combustible. Además, los fabricantes están innovando mediante el diseño de vehículos fabricados con materiales más ligeros para mejorar la eficiencia del combustible. Es probable que las empresas que puedan cumplir las normas actuales de eficiencia en el consumo de combustible y en las emisiones y que sigan innovando para cumplir o superar los futuros estádares reglamentarios en los distintos mercados fortalezcan su posición competitiva y amplíen su cuota de mercado, al tiempo que mitigan el riesgo de que se reduzca la demanda de vehículos convencionales.
Abastecimiento y eficiencia de los materiales
  • Suministro de materiales

    Las empresas del sector automovilístico suelen utilizar como insumos clave metales de tierra rara y otros materiales críticos. Muchos de esos insumos cuentan con pocos o ningún sustituto disponible, y suelen proceder de depósitos concentrados en unos pocos países, muchos de los cuales están sujetos a la incertidumbre geopolítica. Otros efectos de sostenibilidad relacionados con el cambio climático, el uso del suelo, la escasez de recursos y los conflictos en las regiones en que se desarrolla la cadena de suministro también influyen cada vez más en la capacidad del sector para obtener materiales. Además, el aumento de la competencia por esos materiales debido a la creciente demanda mundial de otros sectores puede dar lugar a incrementos en los precios y a riesgos relacionados con el suministro. Estos materiales desempeñan un papel crucial en las tecnologías energéticas limpias, como los vehículos eléctricos e híbridos. A medida que las autoridades reguladoras se proponen reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y que crece la demanda de los consumidores de vehículos más eficientes en cuanto al consumo de combustible, es probable que la proporción de vehículos híbridos y vehículos de cero emisiones (ZEV) producidos por el sector del automóvil siga aumentando en el futuro. Las empresas capaces de limitar el uso de materiales críticos, asegurar su abastecimiento y desarrollar alternativas estarán protegidas ante las interrupciones del suministro y la volatilidad de los precios de los insumos, lo que puede repercutir en sus márgenes, su perfil de riesgo y el coste del capital.
  • Eficiencia de materiales y reciclaje

    La fabricación de automóviles implica el uso de cantidades significativas de materiales (como acero, hierro, aluminio y plásticos) y puede generar cantidades sustanciales de residuos (incluyendo chatarra, residuos de pintura y materiales de embalaje). A medida que la tasa de propiedad de vehículos crece a nivel mundial y millones de vehículos alcanzan el final de su vida útil cada año, los efectos ambientales del ciclo de vida de los automóviles van en aumento. Las empresas automovilísticas pueden valerse de innovaciones en el diseño, así como de mejoras en los procesos y las tecnologías para mitigar dichos efectos y lograr importantes beneficios financieros. Las empresas que innovan para mejorar la eficiencia de los materiales en sus procesos de producción, incluida la reducción de los residuos y la reutilización o el reciclado de los vehículos desechados, pueden contribuir a reducir los efectos ambientales del ciclo de vida de los vehículos y la presión que ejerce la producción de nuevos materiales sobre los recursos naturales. Gracias a esa innovación, las empresas pueden lograr ahorros gracias a la reducción de los costes de los insumos, además de protegerse de posibles multas o sanciones reglamentarias. También pueden salvaguardarse de las fluctuaciones de los precios y de la disponibilidad de los principales insumos en su proceso de producción que podrían provocar la escasez de recursos.

Seleccionar hasta 4 industrias

actual Industria: Automóviles

Sector del transporte
Sector de bienes de consumo
Sector de procesamiento de extractos y minerales
Sector financiero
Sector de alimentos y bebidas
Sector de asistencia sanitaria
Sector de infraestructuras
Sector de recursos renovables y energías alternativas
Sector de transformación de recursos
Sector de servicios
Sector de tecnología y comunicaciones